Se completa la trilogía escolar en GEOGRAFÍA

Alberto, profesor de Geografía

Después de mi master class en la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid) y después de mi clase de motivación en el Instituto IES Santo Tomás de Aquino de Íscar (Valladolid), llegó con mucha ilusión mi clase en el Colegio Ermita del Santo en Madrid. Tres niveles educativos diferentes y cada una interesante a su manera. En este último caso del Colegio, me tuve que enfrentar a casi una cincuentena de niños de 4º de Primaria donde disfruté tanto que no sé quién se lo pasó mejor, si ellos o yo.

Alberto, profesor de Geografía

En esta ocasión de la mano de la profesora María y la tutora, Inma, y como las veces anteriores, preparé una presentación en color para cada uno para ayudarles a seguirme. Empezamos con las proyecciones cartográficas y algunos conceptos básicos que nos permiten comprender las distancias y los tamaños cuando pasamos del globo terráqueo (en 3D) a un mapa (en 2D), volamos en avión por el Tibet usando el simulador de Google Earth y luego les mostré un proyecto cartográfico reciente y real de hace unos pocos días sobre Marruecos. ¡Cuántas veces me preguntaron, cuánto se sorprendieron al ver en pantalla que la tierra no era completamente redonda o visualizando un perfil altitudinal!!.

La verdad es que siempre disfruté enseñando a los demás lo poquito que yo podía saber. En su día dí clases de Inglés (recuerdo vivamente a Alejandro, de 12 años, cómo disfrutaba aprendiendo la letra del American Pie de Don Mc Lean), qué decir de mis clases de Geografía a Pilar (una de las cosas de las que estoy más orgulloso en mi vida, siempre le digo que me vinieron mejor a mí las clases que a ella). Me atreví incluso a dar clases de Contabilidad a una chica del barrio (pobrecilla :-))… y es que por poco que uno sepa, nunca está de más mostrar humildemente a los demás cómo se ha llegado a ese conocimiento y con un poco de perspectiva pensar cómo se puede usar para bien. Ser profesor o intentar de la manera que podamos mostrar el camino (sea también como padres por ejemplo) es una de las maneras más bonitas de dejar un legado por muy pequeño (o grande) que sea. Nunca sabemos lo que puede significar para alguien… Y me pregunto si en este mundo tan rápido en el que todos estamos de más de paso que otra cosa, hay algo más bonito que facilitar un poco las cosas a los que vienen detrás.

Alberto, profesor de Geografía

Ya sabes, si te ha resultado interesante, comparte 🙂

Alberto
Geógrafo, Profesor en algunas ocasiones, Padre abnegado (y en ocasiones, afortunadamente no siempre, frustrado) y alguien intentando no perder nunca la emoción por las pequeñas cosas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: